Infórmate > ¿Qué es el síndrome de Asperger?

Infórmate

¡INFÓRMATE!

Campamento terapéutico Experientia/ASPERGA

21/08/2017 - 27/08/2017

Este verano se realizará una jornada de convivencia y aventura para chicos y chicas de ASPERGA de entre 17 y 25 años.

Formación sobre Pensamiento Social y Autodeterminación en el Autismo

30/06/2017 - 30/06/2017 | A Coruña

La Doctora en Psicología Infanto-Juvenil y especialista en Trastornos del Espectro Autista, Noemí Balmaña Gelpí, nos ofrecerá una formación sobre cómo tratar la intervención psicosocial en personas con autismo.

Taller de mejora de la Comunicación y las Relaciones Sociales

24/05/2017 - 28/06/2017 | Pontevedra

A lo largo de los meses de mayo y junio realizaremos dos talleres grupales en la ciudad de Pontevedra.

¿Qué es el síndrome de Asperger?

 
El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno de origen neurobiológico enmarcado dentro de los Trastornos de Espectro del Autismo (TEA). Como tal, está presente a lo largo del desarrollo, las señales de alerta se pueden detectar desde edades tempranas y sus características se manifiestan a lo largo de toda la vida del individuo, con una importante variabilidad en función de los apoyos que reciba y sus propias estrategias de compensación adoptadas, entre otros factores.
 
Tiene una incidencia de 3 a 7 de cada 1000 nacidos, especialmente en varones. El ratio mujer-hombre varía mucho dependiendo del estudio de referencia, desde 3-4:1 a 8:1. De todas formas, la manifestación del SA en las mujeres no está exento de controversia, pues se considera que está siendo infradiagnosticado porque los síntomas se reflejan de manera diferente.
 
La llamada “tríada de Wing” incluye las tres principales alteraciones que se presentan en los TEA. Es esencial evaluar su manifestación en la persona (tanto la presencia/ausencia como la forma en que lo hace) para poder determinar el diagnóstico de SA y los apoyos necesarios:
 
  • Relación social
La persona con SA presenta su principal área de alteración dentro de la relación social. La interacción con los demás no es ajustada, tanto por exceso (desinhibición), como por defecto (retraimiento y/o miedo al acercamiento), como por la forma de relacionarse con el entorno; la conducta no se adapta a los diferentes contextos y personas con los que se relaciona; existe una dificultad para inferir los sentimientos, emociones e intenciones de los demás, así como para expresar los propios. Esta dificultad a nivel social, teniendo en cuenta que nos desarrollamos día a día dentro de un entorno y en constante interacción con otros, tiene un importante impacto en todos los ámbitos de la persona afectada.
 
  • Comunicación
A pesar de que las personas con SA suelen presentar un vocabulario rico y preciso, con una adecuación en cuanto a contenido y forma, la pragmática se encuentra afectada. La literalidad es un importante rasgo que se refleja tanto en la adaptabilidad del lenguaje (las palabras tienen asignados significados muy precisos) como en la comprensión y uso de bromas, ironías y frases hechas, lo que puede llevar a incomprensión del discurso de nuestro interlocutor o a situaciones incómodas a nivel social. No es el único aspecto de la comunicación afectado, sino que también existe una dificultad para adaptarse a las reglas conversacionales, en la modulación del habla o en la comprensión y uso del lenguaje no verbal (gestos, contacto ocular, expresiones faciales, etc.), precisamente una de las primeras señales que detectan familiares desde tempranas edades.
 
  • Inflexibilidad mental y comportamental
Este aspecto supone una limitación en la relación con los demás y es fuente en muchas ocasiones de conflictos por la incomprensión que genera ciertos comportamientos estereotipados, rutinas o dificultades de adaptación a los cambios. También se manifiesta en forma de intereses peculiares, que evolucionan desde una preocupación por partes de objetos hasta el interés por ámbitos de conocimiento de lo más diversos que generalmente no coinciden con los que se consideran propios de su edad y son anómalos por su intensidad y el grado de intrusión en su vida diaria.
 
 
Además de esta tríada, que refleja las principales alteraciones presentes en los TEA, existen una serie de síntomas adicionales, tales como: torpeza motora, tics, hiper/hiposensibilidad, déficit en la función ejecutiva, bajo umbral de frustración, etc.
 
A pesar de que aquí se subrayan las características generales principales, hay que tener en cuenta que por encima de la denominación como trastorno, está la manifestación particular del mismo en la persona y sus propias características. Debemos considerar cada persona en su individualidad, con su perfil de dificultades y fortalezas, para así poder ayudarla y diseñar los apoyos necesarios en los diferentes contextos en los que se desarrolla, teniendo como objetivo una mejora de su bienestar social, familiar y personal.
      Imprimir
  • Paseo de los Puentes nº 6, bajo
    15004 A Coruña

    C/ Terranova de Eirís nº 7
    (Centro Cívico Municipal de Eirís)
    15009 A Coruña

    Teléfonos: 881 91 73 18 / 633 283 164
    asperga@asperga.org
    psicologa@asperga.org
  • Punto de atención en Santiago:
    CABES (Casa de las Asociaciones de Bienestar Social)
    C/ Manuel María nº 6, 3º - despacho 3
    Salgueiriños - 15705 Santiago
    (A Coruña)

    Teléfonos: 698 170 622 / 881 917 318
    santiago@asperga.org

  • El desarrollo de esta WEB ha sido posible gracias al
    mecenazgo de la Fundación Barrié y la RSC de Edisa.
    Logo FBarrie Logo EDISA